Cómo administrar las fuentes en Windows – Consejos


Ya sea que los instale usted mismo o algunos programas de software los instalen automáticamente, en algún momento puede que se encuentre con demasiadas fuentes. La sobrecarga de fuentes puede ralentizar el equipo o hacer que se comporte de forma errática. Dentro de algunos programas, puede resultar tedioso o incluso imposible encontrar la fuente que necesita entre los cientos que aparecen en los menús de selección de fuentes.

Cuántas fuentes son demasiadas

Cuando ya no puedes instalar más fuentes, definitivamente tienes demasiadas. Como regla general, usted puede esperar tener problemas de instalación con 800-1000 o más fuentes instaladas. En la práctica, es probable que encuentre ralentizaciones del sistema con menos fuentes. No hay un número mágico. El número máximo de fuentes variará de un sistema a otro debido a la forma en que funciona el Registro de Sistemas de Windows.

Hay una clave de registro en Windows (para las versiones Win9x y WinME) que contiene los nombres de todas las fuentes TrueType instaladas y las rutas a esas fuentes. Esta Clave de Registro tiene un límite de tamaño. Cuando se alcanza ese límite, ya no se pueden instalar más fuentes. Si todas sus fuentes tienen nombres muy cortos, puede instalar más fuentes que si todas tuvieran nombres muy largos.

Pero «demasiados» es más que una limitación del sistema operativo. ¿Desea realmente desplazarse por una lista de 700 o incluso 500 fuentes desde sus aplicaciones de software? Para un mejor rendimiento y facilidad de uso, sería conveniente que limitara las fuentes instaladas a menos de 500, tal vez sólo a 200 si utiliza un administrador de fuentes, como se describe a continuación.

Eliminación de fuentes que no desea

Hay ciertas fuentes requeridas por su sistema operativo y programas específicos que deberían estar presentes. Las fuentes que usted usa día tras día también deben permanecer. Antes de empezar a eliminar fuentes de la carpeta Fuentes de Windows, asegúrese de guardar una copia de esa fuente en caso de que descubra que realmente la desea o que uno de sus programas de software la necesita.

Pero quiero todas mis fuentes!

¿No soporta separarse de sus fuentes pero Windows está sobrecargado? Necesitas un administrador de fuentes. Un administrador de fuentes simplifica el proceso de instalación y desinstalación de fuentes y le permite examinar toda su colección, incluso las fuentes desinstaladas. Algunos tienen funciones para imprimir muestras, activación automática de fuentes o limpieza de fuentes dañadas.

Además de la exploración de fuentes, programas como Adobe Type Manager o Bitstream Font Navigator le permiten crear grupos o conjuntos de fuentes. Puede instalar y desinstalar estos grupos de fuentes cuando los necesite para un determinado proyecto.

Sus fuentes principales o más usadas permanecen instaladas en todo momento, pero todas las demás favoritas se guardan listas para ser utilizadas en cualquier momento. Esto le proporciona un fácil acceso a miles de fuentes, a la vez que mantiene su sistema funcionando sin problemas con un número manejable de fuentes instaladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *