El papel de las planchas de impresión en el proceso de impresión


A pesar de que las empresas de impresión comercial de última generación están adoptando la impresión digital, muchas imprentas siguen utilizando el método de impresión offset, que ha sido el estándar en la impresión comercial durante más de un siglo.

Proceso de impresión offset

La litografía offset, una de las formas más comunes de imprimir tinta sobre papel, utiliza planchas de impresión para transferir una imagen al papel o a otros sustratos. Las placas suelen estar hechas de una fina lámina de metal, pero en algunos casos, las placas pueden ser de plástico, caucho o papel. Las planchas de metal son más caras que las de papel u otros materiales, pero duran más, producen imágenes de alta calidad sobre el papel y son más precisas que las planchas hechas de otros materiales.

Una imagen se coloca en las planchas de impresión mediante un proceso fotomecánico o fotoquímico durante una etapa de producción conocida como preimpresión: una plancha por cada tinta de color que se vaya a imprimir.

Las placas de impresión se fijan a los cilindros portaplanchas de la máquina de impresión. La tinta y el agua se aplican a los rodillos y luego se transfieren a un cilindro intermedio (mantilla) y luego a la plancha, donde la tinta se adhiere sólo a las áreas de la plancha que se muestran en la imagen. Luego la tinta se transfiere al papel.

Decisiones de metalizado antes de la impresión

Un trabajo de impresión que imprime sólo con tinta negra requiere sólo una plancha. Un trabajo de impresión que imprime en tinta roja y negra requiere dos planchas. En general, cuantas más planchas se necesiten para imprimir un trabajo, mayor será el precio.

Las cosas se complican cuando se trata de fotos en color. La impresión offset requiere la separación de imágenes coloreadas en cuatro colores de tinta: cian, magenta, amarillo y negro. Los archivos CMYK se convierten finalmente en cuatro planchas que se ejecutan en la máquina de impresión al mismo tiempo en cuatro cilindros. CMYK es diferente del modelo de color RGB (rojo, verde, azul) que ve en la pantalla de su ordenador. Los archivos digitales de cada trabajo de impresión se examinan y ajustan para minimizar el número de planchas necesarias para imprimir el proyecto y convertir imágenes en color o archivos complicados a sólo CYMK.

En algunos casos, puede haber más de cuatro placas – si un logotipo debe aparecer en un determinado color Pantone, por ejemplo, o si se utiliza una tinta metálica además de las imágenes a todo color.

Dependiendo del tamaño del producto impreso acabado, se pueden imprimir varias copias del archivo en una hoja de papel grande y luego recortarlo al tamaño deseado. Cuando un trabajo imprime en ambas caras de la hoja de papel, el departamento de preimpresión puede imponer la imagen para imprimir todos los frentes en una plancha y todos los respaldos en otra, una imposición conocida como en el sentido de la hoja, o con el frente y el dorso en una sola plancha en un diseño de trabajo y giro o de trabajo y volteo. De éstos, el de hoja es generalmente el más caro porque requiere el doble del número de planchas. Dependiendo del tamaño del proyecto, del número de tintas y del tamaño de la hoja de papel, el departamento de preimpresión elige la forma más eficiente de imponer el proyecto sobre las planchas.

Otros tipos de placas

En la serigrafía, la pantalla es el equivalente a la placa de impresión. Se puede crear de forma manual o fotoquímica y suele ser un tejido poroso o una malla de acero inoxidable estirada sobre un marco.

Los platos de papel suelen ser adecuados sólo para tiradas cortas de impresión sin que los colores cercanos o en contacto con ellos necesiten ser atrapados. Planifique su diseño de manera que los platos de papel se puedan utilizar eficazmente si desea ahorrar dinero. No todos los impresores comerciales ofrecen esta opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *