Cómo ajustar su ecualizador de audio estéreo para obtener el mejor rendimiento


Así que tienes tu equipo estéreo conectado y la música suena bastante bien, pero ¿puede ser aún mejor? Por supuesto! Puede ajustar las frecuencias para que suene exactamente como le gusta a sus oídos.

Una de las herramientas más fáciles y convenientes para ajustar el audio está probablemente al alcance de su mano. Los equipos de la vieja escuela suelen tener deslizadores físicos (analógicos) en la parte delantera, mientras que los modelos modernos incorporan estos controles en una forma digital gráfica (o a veces como parte de una aplicación o software, dependiendo de su configuración).

Un ecualizador de audio estéreo, comúnmente conocido como controles de ecualización, permite el ajuste de bandas de frecuencia específicas. Muy a menudo, estos controles ofrecen una selección de presets de un solo clic como flat, pop, rock, concierto, voz, electrónica, folk, jazz, acústica, y más.

Por qué debe ajustar las frecuencias

Al igual que con el sabor de la comida, escuchar música es una experiencia subjetiva. Ya sea un oyente ocasional o un audiófilo dedicado, la gente tiende a tener ciertas preferencias. Algunos de nosotros optamos por aumentar nuestras comidas con una pizca de especias como sal, pimienta, canela o salsa. El mismo concepto se aplica al audio, y los controles del ecualizador proporcionan ese elemento de personalización.

Recuerde, sólo usted puede conocer y decidir lo que suena bien para sus oídos, así que confíe en lo que escucha y disfruta.

A veces el uso de un ecualizador de audio estéreo puede ser menos sobre la mejora y más sobre la reducción de un déficit. Diferentes marcas y modelos de altavoces exhiben firmas sonoras únicas, por lo que el ecualizador puede ayudar a esculpir y afinar la salida.

Tal vez un par de altavoces estéreo pone demasiado énfasis en los graves y los agudos. O, tal vez hay una caída de frecuencia que necesita ser suavizada. De cualquier manera, diferentes altavoces pueden requerir diferentes ajustes, y el uso sensato de los controles del ecualizador puede ayudar a mejorar el sonido general sin demasiado esfuerzo.

La mayoría de la gente no posee ni utiliza un analizador en tiempo real, lo que está perfectamente bien. La mejor manera de aprender a ajustar un ecualizador de audio estéreo es por oído, usando las preferencias personales de escucha como guía, pero ayuda si utiliza algunas pistas de prueba de audio.

Cómo ajustar un ecualizador en un estéreo

Cada uno tiene opiniones diferentes sobre el mejor sonido, así que utilice los siguientes pasos para ajustar un ecualizador a sus gustos. Sólo tenga en cuenta que los pequeños ajustes pueden contribuir en gran medida a la perfección.

Dificultad: Fácil

Tiempo Requerido: 30 minutos

  1. Antes de tocar el ecualizador, asegúrese de que todos los altavoces estén colocados correctamente. Si los altavoces no están ya posicionados para que suenen lo mejor posible, el ajuste de los controles del ecualizador no creará el impacto deseado.

    Si no sabe cómo hacerlo o no está seguro, siga las pautas de colocación adecuadas para ayudar a colocar correctamente los altavoces. Al hacerlo, usted estará comenzando con el mejor sonido posible en su sala de escucha.

  2. Ponga los controles del ecualizador en punto muerto empezando por los controles del ecualizador (ya sean de hardware y/o software) puestos en la posición neutral o 0. No sabes quién pudo haber sido el último en tocarlos, así que siempre es prudente revisar los niveles primero.

    Cada deslizador ajusta una banda de frecuencia específica, etiquetada en hertz (Hz), con el movimiento vertical aumentando/disminuyendo la salida de decibelios (dB). Las frecuencias bajas (graves) se encuentran a la izquierda, los agudos (agudos) a la derecha y los medios en el medio.

  3. Ajuste los controles del ecualizador en función de sus preferencias de opinión o de escucha, realizando pequeños ajustes (aumento o disminución) a un control de frecuencia a la vez.

    Asegúrese de reproducir música con la que esté íntimamente familiarizado para que pueda estar seguro del sonido resultante. Incluso un pequeño ajuste puede tener un gran impacto porque todas las frecuencias interactúan entre sí y afectan al rendimiento general.

    Tenga en cuenta que se considera mejor práctica cortar o reducir las frecuencias en lugar de aumentarlas. Esto puede parecer contrario a la intuición al principio, ya que al presionar el dial-up se obtiene más, pero las señales aumentadas pueden erosionar rápidamente la claridad y desarrollar distorsiones no deseadas, lo que anula el propósito de afinar el sonido para obtener el mejor sonido.

    Si desea oír agudos más brillantes en general, reduzca los niveles de frecuencias medias y bajas. Para más graves, baje el tono de los agudos y los medios. Todo se trata de equilibrio y proporción.

  4. Evalúe la calidad del sonido después de hacer el ajuste para permitir que un momento de escucha aprecie el efecto resultante; los cambios típicamente no ocurren inmediatamente.

    También puede subir un poco el volumen, especialmente si algunas frecuencias han sido ajustadas hacia abajo.

  5. Vuelva a ajustar los controles para hacer más cambios, cambios menores, o seleccione otra banda de frecuencia y repita el paso 3 hasta que haya alcanzado la calidad de sonido deseada. Puede ser beneficioso tocar diferentes pistas de música que muestren una variedad de voces y/o instrumentos para concentrarse en un sonido específico. No tenga miedo de jugar y experimentar con todos los ajustes del ecualizador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *