¿Qué es el enraizamiento y por qué las personas tienen teléfonos Android?


Arraigar un teléfono Android significa darse acceso a un superusuario. Un superusuario es un administrador que tiene acceso a más características y funciones de un sistema y puede realizar cambios en él más allá de su comportamiento estándar. Esto otorga más acceso al sistema operativo, lo que significa más poder sobre cómo funciona el dispositivo, pero también trae consigo un mayor potencial para dañar el funcionamiento correcto del dispositivo.

Una de las mejores características del teléfono Android es que tiene un sistema operativo de código abierto. Sin embargo, esto no significa que sea completamente abierto; los proveedores de servicios telefónicos y los fabricantes de dispositivos como Samsung, LG, Huawei, Xiaomi, y otros, ponen bastantes modificaciones y restricciones en sus productos telefónicos. Incluso Google pone algunas restricciones en su propio sistema operativo por razones de seguridad, pero también a petición de los operadores y fabricantes de teléfonos.

Prevención del enraizamiento para la seguridad

Proporcionar acceso completo al código fuente de un sistema operativo abre la posibilidad de que los usuarios corrompan involuntariamente el funcionamiento correcto de sus teléfonos. También puede permitir que otras aplicaciones causen daños potenciales. Por ejemplo, la instalación involuntaria de una aplicación maliciosa podría deshabilitar por completo, o «bloquear» su teléfono, o peor aún, darle acceso a la aplicación a toda la funcionalidad y los datos de su teléfono.

De forma predeterminada, tu cuenta de usuario no está conectada como root, por lo que todas tus aplicaciones tienen los permisos y accesos limitados habituales.

¿Por qué anular la seguridad para enraizar un teléfono?

Para los usuarios avanzados, el enraizamiento les permite realizar tareas y realizar cambios que van más allá del funcionamiento habitual del dispositivo. Por ejemplo, pueden flashear variaciones del sistema operativo Android que pueden ser más útiles para sus necesidades específicas.

Arraigar un teléfono también permite al usuario instalar aplicaciones no estándar que le permiten hacer cosas que los fabricantes, las compañías telefónicas y los fabricantes de teléfonos no permiten normalmente.

Google, el creador del sistema operativo Android, no se opone completamente al enraizamiento. Podrían dificultar el enraizamiento en los dispositivos Android, pero no lo hacen. También puedes encontrar aplicaciones diseñadas para funcionar en dispositivos Android enraizados en la tienda de Google Play. Si Google quisiera anular el enraizamiento, este no sería el caso. Si vas a instalar aplicaciones de acceso de raíz, adherirte a la tienda de Google Play es una forma de limitar la posibilidad de instalar una aplicación maliciosa que podría aprovechar el estado de root de tu teléfono, pero no es una garantía de seguridad.

Consecuencias del enraizamiento

Arraigar el teléfono anulará la garantía del dispositivo y, dado el potencial de romperlo permanentemente, esta podría ser una aventura costosa para los aficionados. Además, el teléfono ya no podrá instalar las actualizaciones publicadas por Google de la forma habitual. Tendrá que gestionar el mantenimiento y las actualizaciones por su cuenta.

El enraizamiento, la liberación y el desbloqueo del teléfono han pasado por períodos grises legales. Desbloquear tu teléfono te permite usarlo en otros proveedores, y es diferente de enraizar y romper la jaula. Durante un tiempo, era ilegal desbloquear el teléfono para utilizarlo en otra compañía, incluso si lo había comprado y ya no estaba bajo contrato con una compañía. Eso cambió en 2014, cuando el presidente Barack Obama firmó la ley Unlocking Consumer Choice and Wireless Competition Act. Esta ley permite que cualquier usuario de teléfonos celulares o smartphones desbloquee su teléfono y se mude a otra compañía si ha cumplido con todos los requisitos de su contrato telefónico.

El enraizamiento y la fuga de la cárcel son diferentes a la liberación. Aunque la Oficina de Derechos de Autor de la Biblioteca del Congreso, que tiene jurisdicción regulatoria sobre el área, dictaminó en el 2010 que romper la cárcel de un teléfono es una acción legal, los fabricantes de teléfonos generalmente no quieren que sus clientes «pirateen» sus dispositivos, y hacerlo anulará la garantía del dispositivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *