¿Son las bolsas de aire realmente seguras?


Las bolsas de aire son sistemas de retención pasivos que se activan cuando un vehículo se ve envuelto en un accidente. A diferencia de los cinturones de seguridad tradicionales, que sólo funcionan si el conductor o el pasajero se abrocha, los airbags están diseñados para activarse automáticamente en el momento preciso en que se necesitan.

Todos los vehículos nuevos en los Estados Unidos tienen que incluir bolsas de aire delanteras para el conductor y el pasajero, pero muchos fabricantes de automóviles van más allá de ese requisito mínimo.

Importante: Apagar las bolsas de aire por cuestiones de seguridad

Los airbags están diseñados para que no tengan que encenderse, pero a veces es posible apagarlos. Esto se debe a preocupaciones de seguridad, ya que hay casos en los que las bolsas de aire pueden hacer más daño que bien.

Cuando un vehículo incluye la opción de desactivar las bolsas de aire del lado del pasajero, el mecanismo de desactivación suele estar situado en el lado del pasajero del salpicadero.

El procedimiento de desarmado de los airbags del lado del conductor suele ser más complicado y, si se sigue un procedimiento incorrecto, el airbag puede desplegarse. Si le preocupa que el airbag del lado del conductor pueda herirle, lo mejor que puede hacer es pedir a un profesional capacitado que desactive el mecanismo.

¿Cómo funcionan las bolsas de aire?

Los sistemas de airbag suelen constar de varios sensores, un módulo de control y al menos un airbag. Los sensores se colocan en posiciones que pueden verse comprometidas en caso de accidente, y los datos de los acelerómetros, los sensores de velocidad de las ruedas y otras fuentes también pueden ser monitorizados por la unidad de control del airbag. Si se detectan condiciones específicas, la unidad de control es capaz de activar los airbags.

Cada bolsa de aire individual se desinfla y se empaqueta en un compartimiento que se encuentra en el tablero, el volante, el asiento o en cualquier otro lugar. También contienen propulsores químicos y dispositivos iniciadores que son capaces de encender los propulsores.

Cuando una unidad de control detecta condiciones predeterminadas, es capaz de enviar una señal para activar uno o más dispositivos iniciadores. A continuación, se encienden los propulsores químicos, que llenan rápidamente los airbags con gas nitrógeno. Este proceso ocurre tan rápidamente que una bolsa de aire se puede inflar completamente en unos 30 milisegundos.

Después de que un airbag ha sido desplegado una vez, debe ser reemplazado. Todo el suministro de propulsores químicos se quema para inflar la bolsa una sola vez, por lo que se trata de dispositivos de un solo uso.

¿Las bolsas de aire previenen realmente las lesiones?

Dado que los airbags se activan por un tipo de explosión química y que los dispositivos se inflan con tanta rapidez, pueden herir o matar a personas. Las bolsas de aire son particularmente peligrosas para los niños pequeños y las personas que están demasiado cerca del volante o que se precipitan cuando ocurre un accidente.

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration), hubo alrededor de 3,3 millones de despliegues de airbags entre 1990 y 2000. Durante ese tiempo, la agencia registró 175 muertes y una serie de lesiones graves que podrían estar directamente relacionadas con el despliegue de los airbags. Sin embargo, la NHTSA también estimó que la tecnología salvó más de 6,000 vidas durante ese mismo período de tiempo.

Es una reducción notable de las muertes, pero es vital utilizar esta tecnología que salva vidas de manera adecuada. Para reducir el potencial de lesiones, los adultos de baja estatura y los niños pequeños nunca deben estar expuestos al despliegue de un airbag frontal. Los niños menores de 13 años no deben sentarse en el asiento delantero de un vehículo a menos que el airbag esté desactivado, y los asientos orientados hacia atrás nunca deben colocarse en el asiento delantero. También puede ser peligroso colocar objetos entre un airbag y un conductor o pasajero.

¿Cómo ha evolucionado la tecnología de los airbags a lo largo de los años?

El primer diseño de airbag fue patentado en 1951, pero la industria automotriz fue muy lenta en adoptar la tecnología. Las bolsas de aire no aparecieron como equipo estándar en los Estados Unidos hasta 1985, y la tecnología no tuvo una adopción generalizada hasta varios años después. En 1989, la legislación sobre restricciones pasivas exigía el uso de bolsas de aire en el lado del conductor o de cinturones de seguridad automáticos en todos los automóviles, y en 1997 y 1998 la legislación adicional amplió el mandato para incluir los camiones ligeros y los airbags frontales dobles.

La tecnología de los airbags sigue funcionando con los mismos principios básicos que en 1985, pero los diseños se han perfeccionado notablemente. Durante varios años, los airbags fueron dispositivos relativamente tontos. Si se activara un sensor, la carga explosiva se activaría y el airbag se inflaría. Los airbags modernos son más complejos, y muchos de ellos se calibran automáticamente para tener en cuenta la posición, el peso y otras características del conductor y del pasajero.

Dado que los airbags inteligentes modernos son capaces de inflarse con menos fuerza si las condiciones lo requieren, suelen ser más seguros que los modelos de primera generación. Los sistemas más nuevos también incluyen más bolsas de aire y diferentes tipos de bolsas de aire, lo que puede ayudar a prevenir lesiones en situaciones adicionales. Las bolsas de aire delanteras son inútiles en impactos laterales, vuelcos y otros tipos de accidentes, pero muchos vehículos modernos vienen con bolsas de aire que se montan en otros lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *