La ciencia y la tecnología detrás de las luces y lámparas antiniebla


Los faros antiniebla delanteros no son equipo estándar, y en realidad hay mucha confusión sobre cómo y cuándo usarlos. A diferencia de los faros de luz de carretera y de cruce, que se utilizan con regularidad, los faros antiniebla sólo son realmente útiles en un pequeño puñado de situaciones muy específicas. El hecho es que los faros antiniebla están diseñados específicamente para su uso en condiciones meteorológicas adversas y otras situaciones en las que la visibilidad se ve gravemente reducida por la niebla, la niebla o incluso la arena y el polvo en el aire.

El argumento básico a favor de los faros antiniebla es que los faros regulares, y especialmente los faros de luz alta, tienden a reflejarse en los ojos del conductor. Este tipo de situaciones peligrosas pueden evitarse apuntando las luces hacia un ángulo más pronunciado en forma de barra, para lo que están diseñadas las luces antiniebla.

Además, se añade a la confusión la idea errónea de que todos los faros antiniebla son amarillos, y el hecho de que muchos proveedores del mercado secundario utilizan los términos “faros antiniebla” y “faros de carretera” para referirse exactamente al mismo producto u ofrecer conjuntos combinados de “faros antiniebla y de carretera”. El término “luz de carretera” es en realidad una frase nebulosa que a veces se refiere a los faros de carretera, a veces se refiere a los faros adicionales utilizados principalmente para la conducción fuera de la carretera, e incluso puede referirse a productos comercializados para su uso en la niebla.

¿Qué son las luces antiniebla o las luces antiniebla?

Los faros antiniebla delanteros y los faros antiniebla son un tipo de faro para automóviles que está diseñado para emitir luz en forma de barra. La viga se diseña típicamente para tener un corte agudo en la parte superior, y las luces reales se instalan generalmente bajas y apuntadas hacia el suelo en un ángulo agudo.

La posición y la orientación de los faros antiniebla se pueden comparar y contrastar con los faros de luz de carretera y de cruce para revelar exactamente lo diferentes que son estos dispositivos aparentemente similares. Tanto los faros de luz de carretera como los de cruce están orientados a un ángulo relativamente poco profundo, lo que les permite iluminar la superficie de la carretera a una gran distancia delante de un vehículo. Los faros antiniebla, por el contrario, sólo iluminan el suelo inmediatamente delante de un vehículo.

Algunos faros antiniebla producen una luz amarilla selectiva, y existe una idea equivocada relativamente generalizada de que todos los faros antiniebla tienen luces amarillas, lentes amarillas o ambas. De hecho, el amarillo selectivo se ha utilizado tanto para los faros antiniebla como para los faros de las luces largas en varios puntos a lo largo de la historia del automóvil. Así que mientras que algunos faros antiniebla producen luz amarilla selectiva, muchos producen luz blanca.

En realidad, es la forma de barra del haz de luz, y la forma en que se dirige el haz, lo que hace que un faro antiniebla sea un faro antiniebla, en lugar de un faro antiniebla de color.

¿Qué es la luz amarilla selectiva?

La idea detrás de los faros delanteros y antiniebla amarillos selectivos es que las longitudes de onda de luz azul y violeta más cortas tienden a producir efectos de resplandor y deslumbramiento durante la conducción nocturna. Esto es especialmente cierto en condiciones de conducción deficientes, donde la luz azul tiende a crear un efecto de deslumbramiento cuando se refleja en la niebla, los copos de nieve o incluso la lluvia.

Debido a que la luz amarilla selectiva es menos probable que produzca un resplandor peligroso durante la conducción nocturna en condiciones deficientes, algunos vehículos han utilizado luces amarillas selectivas. Esta misma ventaja ha hecho que se utilice el amarillo selectivo en los faros antiniebla. Sin embargo, el filtrado de la luz azul tiene una consecuencia en términos de producción total de luz, lo que no es deseable para la conducción nocturna en buenas condiciones meteorológicas.

Cuándo usar las luces antiniebla

Dado que los faros antiniebla apuntan hacia abajo, y muchos de ellos utilizan luz amarilla selectiva, son relativamente inútiles cuando las condiciones de conducción son buenas. Esto significa que no hay razón para encender los faros antiniebla a menos que experimente una situación de poca visibilidad al conducir.

Algunas situaciones en las que los faros antiniebla pueden ser útiles son las condiciones de mala visibilidad causadas por la lluvia, la niebla, la nieve o incluso una cantidad excesiva de polvo en el aire. Si se encuentra conduciendo en condiciones de poca visibilidad y sus luces altas se reflejan hacia usted, causando un efecto de resplandor o deslumbramiento, debe evitar el uso de las luces altas. Si sus luces bajas también crean un resplandor excesivo, hasta el punto de que todo lo que puede ver es nieve, niebla, lluvia o polvo, entonces un conjunto de buenos faros antiniebla puede permitirle ver realmente la carretera.

El problema es que los faros antiniebla, a diferencia de los faros principales, sólo iluminan el suelo inmediatamente delante de su vehículo. Esto hace que sea increíblemente peligroso conducir a cualquier tipo de velocidad cuando se utilizan sólo los faros antiniebla. De hecho, en algunas áreas es ilegal conducir sólo con los faros antiniebla encendidos, incluso si los faros principales están produciendo resplandor.

En la mayoría de los casos en los que los faros antiniebla son realmente necesarios, su función principal debería ser permitirle proceder lenta y cuidadosamente, hasta que llegue a su destino o a otro lugar donde pueda esperar a que pase el mal tiempo.

¿Qué son las luces antiniebla traseras?

Mientras que los faros antiniebla delanteros están diseñados para permitirle pasar lentamente por condiciones de visibilidad extremadamente deficientes, los faros antiniebla traseros están diseñados para evitar que alguien lo golpee en esas mismas condiciones. El problema es que en condiciones de visibilidad muy pobre, sus luces traseras pueden no alertar a otros conductores de su presencia hasta que sea demasiado tarde. Esto es especialmente cierto si la persona que está detrás de usted conduce a una velocidad insegura para las condiciones imperantes.

En la mayoría de los casos, los faros antiniebla traseros son rojos, lo que los hace superficialmente similares a las luces de freno y a las luces de marcha. De hecho, las luces antiniebla traseras y las luces de freno producen una intensidad de luz similar. Así que incluso si un vehículo no tiene luces antiniebla traseras, aplicar los frenos tiene un efecto similar en términos de visibilidad.

El principal problema con las luces antiniebla traseras es que como son del mismo color y tan brillantes como las luces de freno, existe la posibilidad de que el conductor pueda confundirlas. Para combatirlo, la normativa especifica que las luces antiniebla traseras deben estar situadas a una distancia específica de las luces de freno. Algunos vehículos también utilizan una sola luz antiniebla trasera en lugar de dos.

¿Quién necesita luces antiniebla?

Dado que los faros antiniebla iluminan el suelo directamente delante de su vehículo, realmente tienen dos usos. El primero es el uso previsto, que es reducir el resplandor en una visibilidad muy pobre y permitirle proceder lentamente a su destino. La otra es ver lo que hay en el suelo inmediatamente delante de su vehículo en condiciones normales de visibilidad, ya que los faros de los faros principales suelen dejar un gran espacio vacío entre la parte delantera de un vehículo y el lugar donde el haz golpea realmente la superficie de la carretera.

Aunque puede ser tentador usar las luces antiniebla todo el tiempo para llenar este espacio vacío, en realidad hay una buena razón para apagarlas. El problema es que tener la superficie de la carretera iluminada justo enfrente de usted puede tender a dilatar sus ojos, lo que en realidad reduce su capacidad de ver adecuadamente la carretera más oscura lejos de su vehículo. Por lo tanto, utilizar los faros antiniebla para ver justo delante de su coche mientras conduce muy despacio es potencialmente útil, dejarlos encendidos a velocidades normales de conducción, y en condiciones normales de conducción, puede ser una muy mala noticia.

El hecho es que, aunque los faros antiniebla tienen sus usos, la mayoría de la gente no los necesita. Dado que sólo son útiles en un rango muy estrecho de circunstancias, sólo los necesita si realmente se encuentra conduciendo mucho bajo esas circunstancias específicas. E incluso si conduce con poca visibilidad, los faros antiniebla no le permitirán conducir a alta velocidad a través de la nieve o la niebla con cualquier cosa que se acerque a un grado razonable de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *